La PIEDRA DE LUNA nos pone en contacto con el inconsciente del planeta y nuestras vidas anteriores. Nos garantiza un sueño reparador ayudando además a analizar nuestros sueños para realizar un trabajo profundo sobre ellos si así se desea.

Al armonizarnos con este mineral entramos en contacto con la feminidad positiva, muy en relación con la Luna. Permite a las mujeres trabajar sobre la maternidad, reconocer y vivir su parte Yin, mientras que a los hombres les permite comprender y apreciar mejor el mundo femenino y más particularmente a su madre.

Esta piedra nos pone en armonía con los misterios de la noche y da protección a los viajeros.

La Piedra de Luna esta en correspondencia con el dominio 4, dirección 5 de la Rueda Telurológica. Está bajo la protección del arquetipo del Delfín y el elemento Agua.

Artículo de: Isabel de Blas. Naturópata y facilitadora de telurología.

Bibliografía consultada: Tratado de Telurología de D. Didier