armonizadorFSTP-web1

¿Te has planteado qué te ocurre cuando entras en un espacio? Son muchos los factores que influyen en nuestro bienestar y salud, uno de ellos son los lugares en los que vivimos o pasamos la mayor parte del tiempo. Vivimos expuestos a radiaciones electromagnéticas constantes, a materiales, colores, iluminación, ruido, o simplemente al desorden lo que provoca una falta de armonía por la que podemos enfermar y perder nuestra identidad, sobre todo si estamos expuestos de forma constante o durante periodos largos de tiempo.

Existen multitud de ideas para que los lugares que habitamos estén en armonía con nosotros y con objetivos de vida que nos planteamos. Una de las maneras más prácticas e inmediatas es utilizar las propiedades que nos brindan los minerales para sanear energéticamente un lugar.

Cada mineral posee una serie de propiedades estructurales, físicas y energéticas que se pueden emplear en correspondencia con la orientación espacial y con la función que se quiere desarrollar en ese lugar. Para elegir qué mineral va mejor para ese momento y lugar, hay que observar previamente cuales son las necesidades del espacio, ver si existen carencias energéticas, preguntar a los usuarios del espacio cómo se desenvuelven en él para su uso, si consiguen sus objetivos, cómo se sienten… En definitiva, hacer un diagnóstico detallado antes de realizar cambios que favorezcan y potencien el lugar.

traslatador energético

Esta práctica que comentamos se realiza cuando, a pesar de las acciones previas de armonización que habremos realizado, seguimos observando que aún es necesario incidir sobre el lugar para que exprese el sentido y la función para el que lo empleamos. Para realizar la práctica, necesitaremos:

  • Definir con claridad el objetivo para el que se quiere utilizar este espacio, Por ejemplo: fomentar la comunicación y la alegría en una vivienda familiar o cumplir los objetivos de la empresa de expansión y buen ambiente de trabajo, etc… Esto nos sirve para proyectar la intención en la acción que estamos realizando.
  • Una brújula, para determinar la orientación espacial de la sala, vivienda, oficina, urbanización, edificio…
  • Los minerales del Feng Shui de Tiempo Presente en correspondencia con cada animal simbólico y orientación. Por ejemplo, al norte se podría elegir entre el onix, el ópalo de fuego, la obsidiana o la pirita para potenciar el elemento fuego y el enfoque que se quiere dar sobre el lugar.
  • Un traslatador energético (si no se tiene, se podrían colocar sobre una plantilla con las mismas orientaciones) para orientar los minerales junto con la representación del animal simbólico.

El traslatador o armonizador energético se sitúa en la zona central de la vivienda, sala u oficina (si es posible). Esta acción se asemeja a una acupuntura sobre el espacio, lo que quiere decir que tiene una duración determinada y es importante revisar cada cierto tiempo si está ejerciendo su función.