Nebulosa Mariposa. Hubble

A través de las Ciencias Energéticas y otras ciencias terapéuticas, tenemos información de los cuerpos sutiles que rodean el cuerpo humano, siendo los cuerpos etérico, astral y causal los más próximos a nuestro cuerpo físico. Todos ellos, más el mental, divino y espiritual, constituyen al Ser Humano en su realidad física, mental y espiritual.

Algunas herramientas terapéuticas de la Medicina Tradicional China, como la acupuntura, trabajan sobre el cuerpo físico y el cuerpo etérico del Ser Humano, tratando de buscar el equilibrio de su energía vital – el Qi –, es decir el equilibrio entre el Yin y el Yang, en la búsqueda permanente de su esquema de salud, que no es ni más ni menos que este equilibrio mencionado.

Es conocido hoy día, o al menos podemos decir que cada día está más extendido, que el concepto de salud es asimilable a un concepto de equilibrio energético, también llamado La Fundamental, entre energías internas y externas que podemos considerar opuestas, antagónicas o simplemente complementarias.

El Hombre Universal
El Hombre de Vitruvio. Leonardo Da Vinci. Año 1490

También nuestro planeta Tierra, como una partícula más en el Universo infinito que nos rodea, tiene la misma consideración de ser vivo. Posee como nosotros diferentes cuerpos representados por los diferentes reinos presentes en el planeta. Así, su cuerpo físico está representado por el reino mineral, su cuerpo etérico por el reino vegetal  y  su cuerpo astral por el reino animal.

Y finalmente y lo más importante, que el reino humano es la supra-consciencia del planeta, y por tanto el cuerpo causal del mismo, por lo cual tenemos una enorme responsabilidad en todo lo que ocurre con “nuestra” Tierra y consecuentemente con todas nuestras acciones sobre ella: guerras, hambre, medio ambiente, explotación de sus recursos, nuestra salud, etc.

sección-TierraEste reconocimiento del planeta, de la naturaleza, de las energías y del Ser Humano, como hechos a imagen y semejanza de la Creación, y que se repite y se constata tanto en lo infinitamente grande (el cosmos), como en lo infinitamente pequeño (la célula), ha hecho que una enseñanza como la Medicina Tradicional China, haya estado vigente y en desarrollo desde hace milenios, reconociendo, investigando y cuidando energéticamente al Ser Humano.

Los principios básicos de esta medicina están en el reconocimiento de los meridianos, que son canales energéticos que recorren nuestro cuerpo y por los cuales circula el “Qi” o energía esencial. Este “Qi” en equilibrio lo podríamos asociar a un estado de salud, mientras que en desequilibrio, ya fuera por exceso o por defecto, estaríamos hablando de una situación de “no salud”. El porqué del termino de “no salud”, es porque para la medicina China no existe la enfermedad con tal o cual etiqueta, sino el enfermo, que puede padecer un cierto síndrome como expresión  de ese desequilibrio mencionado anteriormente.

En los próximos artículos se seguirán poniendo en tiempo presente, temas cotidianos relacionados con los hábitos de vida y la salud, que nos sirvan como orientación para mejorar en nosotros mismos todos los aspectos mencionados, basados en la MTC, la energética, la alimentación y la propia concienciación del individuo en la expresión de lo más profundo de su Ser.

Manuel Montero Sánchez

Técnico Superior en Medicina Tradicional China, Kinesiología I, Talleres de la Nueva Medicina Germánica, Esencias Florales y Salud Integrativa

Imagen principal: Nebulosa Mariposa. Hubble